El Diezmo

 

 

Home

Reflections

Prayer Assembly

Radio Program

About Us

Links

Contact Us

 

 

 

 

 

 

Pagina Inicial  Reflecciones|Asamblea de Oracion|Programa Radial|Quienes Somos|Enlaces| Escribenos 

 

      En el libro de Génesis, Jacob le hizo una promesa a Dios diciendo, "Si Dios me acompaña y me protege durante este viaje que estoy haciendo, si me da pan para comer y ropa para vestirme,  y si logro volver sano y salvo a la casa de mi padre, Yavé será mi Dios.  Esta piedra que he puesto de pie como un pilar será Casa de Dios y, de todo lo que me des, yo te devolveré la décima parte." (Génesis 28, 20-22)  Y porque Jacob confió en Dios, vemos que Yavé lo acompañó y lo protegió durante su viaje en esta tierra y lo bendijo con el éxito, por demonstrar gran fe en el Dios que Provee, y por su perseverancia en las cosas de Dios.  Jacob siempre tuvo pan para comer y ropa para vestirse.  Nada le faltó pues Dios le daba lo que el necesitaba.  Muy poco el lo encontró en darle al Señor la décima parte, porque sabía que era a Su Proveedor a quién se lo daba y había aprendido el gran secreto de los premios que se obtiene cuando se le ofrece al Señor el diezmo.  

    

      “Entreguen, pues, la décima parte de todo lo que tienen al tesoro del templo, para que haya alimentos en mi casa,” nos dice nuestro Padre Celestial.  “Traten después de probarme, dice Yavé de los ejércitos, para ver si les abro las compuertas del cielo o si derramo para ustedes la lluvia bendita hasta la última gota.”  (Malaquías 3, 10)  Jacob había entregado la décima parte de todo lo que tenía a Dios, y el Señor cumplió Su Promesa.  ¡También el Señor cumplirá Su Promesa contigo!  La Iglesia Católica no obliga a sus fieles a dar el diezmo, como lo hacen muchas iglesias protestantes.  Pero La Iglesia Católica siempre lo ha recomendado, porque Dios merece lo mejor de nosotros.  Con el dar el diezmo, damos el 10% de lo que tenemos.  Por ejemplo, damos $10 si ganamos $100 semanal, o $20 si ganamos $200.  ¡Esto es muy poco comparado con lo que Dios se merece!  Es una forma de dar gracias a Dios por lo que El nos da.  

      

      También, con el dar el diezmo, les mostramos a Dios que nos preocupa más Sus cosas que las nuestras.  “A los que tienen bienes recomiéndales que se hagan ricos para el cielo, dando con generosidad en esta tierra.” (1 Timoteo 6,17)   Demos con mas generosidad a nuestra parroquia.  El y Su Iglesia necesita de lo que Dios mismo te has dado.  ¡Anímate!  Hoy, pon en tu vida a prueba la promesa de Dios del diezmo, y te dirá el Señor, “verás si les abro las compuertas del cielo o si derramo para ustedes la lluvia bendita hasta la última gota.”- Alvin Peña

( Regresar a la Pagina de Reflecciones ) 

 

 

What's New

Spiritual Retreats

Send Greeting Cards

Guestbook

Dedication

Lo Nuevo

Retiros Espirituales

Envia Una Tarjeta

Libro de Visitas

Dedicacion

 

www.lanuevaalianza.org